JORNADA 27: CARRAMIMBRE VALLADOLID 70 – CLUB MELILLA BALONCESTO 76

El Melilla Baloncesto asalta Pisuerga

Importante triunfo del Melilla Baloncesto en el Polideportivo Pisuerga ante Carramimbre Valladolid por 70-76. Los melillenses realizaron un buen trabajo defensivo para llevarse una victoria que le permite seguir en la lucha por la segunda plaza. El mejor de los azulinos fue Caleb Agada con 22 créditos de valoración.

Los azulinos se presentaban en Pisuerga con las bajas de Chuku y Urtasun y la novedad del jugador del vinculado al Enrique Soler, Erikas Kalinicenko. Precisamente el lituano era la sorpresa en el quinteto inicial de Alejandro Alcoba, pero el nombre de los primeros minutos fue el de Vučetić. El interior serbio con siete puntos consecutivos permitía abortar la puesta en escena de los vallisoletanos (7-7). Un parcial de cinco puntos por parte melillense, permitía al equipo ponerse por delante y comenzar a dar buenas sensaciones que se iban al final del primer acto por delante en el electrónico (13-14). Sin embargo, las malas noticias venían con los problemas de faltas de los interiores.

Estadisticas Final Partido RRSS VisitanteEstos problemas en las personales de los pívots del Decano se acrecentaban nada más comenzar el segundo cuarto, cuando Balaban cometía su segunda falta personal. Esto no pareció afectar en absoluto a los melillenses que conseguía un pequeño colchó de siete puntos (15-22) a 7:33 para el descanso y que obligaba a Paco García, técnico local, a parar el partido. Nada más reanudarse el encuentro, continuaban los problemas de faltas en los interiores al cometer Vasilije Vučetić su segunda falta personal. El partido no estaba siendo para nada fluido para ninguno de los equipos, con numerosas pérdidas e imprecisiones por parte de los dos conjuntos. En este escenario, los hombres de Alejandro Alcoba supieron desenvolverse para irse a vestuarios marcado máxima de partido (27-37).

En la reanudación, pucelanos y melillenses comenzaron a anotar con mayor facilidad la canasta contraria, pero Melilla Baloncesto se encontraba más cómodo y comandado por un omnipresente Caleb Agada en defensa y en ataque conseguía ampliar la diferencia en el electrónico del Polideportivo Pisuerga (36-49) cuando se alcanzaba el ecuador del tercer cuarto. Carramimbre Valladolid recortaría distancias en el tramo final de este acto que acabaría con 50-59 favorable a los de la Ciudad Autónoma.

La temperatura del choque se caldeó en el inicio del último y definitivo periodo. Una antideportiva y tres técnicas señaladas a los locales en apenas dos minutos, encendieron al publico pucelano. Por su parte, los melillenses no eran capaz de aprovechar la oportunidad para terminar de rematar el partido, debido a los bajísimos porcentajes de tiro libre. Aun así, el Decano conseguía un colchón de 15 puntos (53-68) con siete minutos por disputarse. Una renta que se vio reducida a la mitad prácticamente en un minuto, tras un 7-0 de parcial vallisoletano (60-68). Balaban en la pintura aguantaba a los melillenses por delante en el marcador, a pesar de las acometidas locales que llevaban la firma una y otra vez de Sergio De la Fuente. Cuando peor pintaba la cosa, apareció la conexión balcánica del Melilla Baloncesto para anotar dos canastas. Primero Vučetić y posteriormente Balaban, tras una gran asistencia de Franch, certificaban el triunfo melillense por 70-76.

RUEDA DE PRENSA