FINAL – JORNADA 4: CLUB MELILLA BALONCESTO 86 – ICL MANRESA 74

Habrá quinto partido


El Club Melilla Baloncesto hizo bueno el factor cancha y este domingo se impuso en el cuartoi partido de la final de ascenso por 86-74 al ICL Manresa. Los melillenses dominaron todo el encuentro desde la defensa y además contaron con la aparición de sus jugadores estrellas en los momentos importantes.

El Decano comenzaba muy enchufado el partido. Con las ideas muy claras en defensa y ataque marcaba un 12-0 inicial que obligaba al técnico del ICL Manresa a parar por primera el encuentro cuando ya se habían disputado casi cuatro minutos del mismo. La llamada al orden de Ocampo funcionó en los suyos que eran capaces de frenar las acometidas melillenses y correr para anotar con facilidad y dejar la diferencia en solo cuatro puntos  (12-8), tras un 0-8 de parcial. Edu Durán calentaba la muñeca y permitía de nuevo a los azulinos lograr un pequeño colchón de cinco minutos al final de este primer acto.

En los primeros compases del segundo cuarto Melilla Baloncesto seguían mandando en el partido, pero comenzaban a aflorar los problemas en el rebote de los azulinos (32-26). El partido se volvía bronco por momento y entre tanto los visitantes aprovechaban para acercarse en el partido, gracias a unos buenos minutos de Nacho Martín, para ponerse a dos puntos (35-33) restando cinco minutos para el descanso. Los de Alejandro Alcoba se recomponían  y un parcial 6-0 en los dos últimos de este segundo cuarto servía para dejar al Decano por delante en el partido (49-31).

El tercer cuarto  concluyo con 65-61 a favor de los de la Ciudad Autónoma. Un periodo marcado por el intercambio de canastas y con dos claras figuras de Fran Guerra y Jordi Trías. Como ya venia siendo costumbre en esta final, todo se iba a decidir en el último cuarto.

Los nervios y la tensión de lo que se estaba jugando en el Javier Imbroda afloraba en el último cuarto. Más de dos minutos estuvieron ambos equipos sin anotar. ICL Manresa estrellándose contra la defensa azulina y los de Alejandro Alcoba con buena selección de tiro, pero sin acierto, propiciaban un 69-67, a poco más de cinco minutos para el desenlace. Emergió entonces la figura de Dani Rodríguez. El base, que apenas había parecido en el partido, tomó la batuta y con seis puntos consecutivos daba un importante colchón a los suyos, 77-70 a minuto y medio para el final. Con el partido prácticamente encarrilado, Melilla Baloncesto supo controlar el tempo de partido y llevar el partido por 86-74 y forzar el definitivo quinto encuentro.


RUEDA DE PRENSA


GALERÍA
FINAL | Club Melilla Baloncesto - ICL Manresa (Jornada 4)