Se completa un periodo lleno de éxitos para el club y algún borrón

Una década casi irrepetible

En la última década, el Club Melilla Baloncesto se subió a una montaña rusa de sensaciones que agitaron el pulso y los corazones de la marea azulina como nunca antes. Un descenso en 2012 que sirvió para tomar impulso y lograr el histórico hito del ascenso a ACB.

Entre 2010 y 2019, el Decano ha obtenido en su palmarés, además del citado ascenso, un titulo copero, el de 2010 y con el que se abrió este exitoso periodo, y siete presencias – cinco de ellas de manera consecutivas – en los Playoffs, algo de lo que solo unos pocos equipos, entre ellos el Club Melilla Baloncesto, pueden presumir en la LEB ORO hasta hoy en la segunda categoría del baloncesto nacional.

Esta época prodigiosa la comenzó Gonzalo García de Vitoria. Con él, se ganó la tercera Copa Príncipe de su historia en el año 2010. Un titulo que convertía a la entidad en el equipo con más títulos coperos en sus vitrinas. La etapa del técnico bilbaíno llegaba tras una revolución en el club un año antes con la entrada en la presidencia de Jaime Auday y la llegada de Enrique Suárez a los despachos.

Después de la Copa Príncipe – lograda ante Menorca en un pabellón Javier Imbroda hasta la bandera – y con García de Vitoria en el banquillo llegarían una semifinal de ascenso – ante Burgos en 2010 -, una final de ascenso – frente a Menorca en 2012 – y el vía crucis que supuso la temporada 2012/13 con el único descenso en la historia azulina.

Afortunadamente, la pérdida de categoría no se consumó y el equipo continuó la siguiente campaña en la LEB ORO. Esto dio la oportunidad de llegar al banquillo de la Ciudad Autónoma como primer entrenador al actual técnico Alejandro Alcoba, con quien posiblemente se han llegado los mejore momentos del club. Con el melillense en la dirección, se han lograda cinco presencias consecutivas en los Playoffs, un subcampeonato de Copa Princesa en 2016, dos – la de 2016 y 2018 – de las cinco finales para subir que disputado el Club Melilla Baloncesto a lo largo de sus casi treinta años de vida y, por supuesto, el mayor logro de la entidad: el ascenso a ACB conseguido ante Peñas Huesca en la temporada 2015/16.

No sabemos si lo mejor estará por llegar en la siguiente década. De momento comenzará con Alcoba en el banquillo y con la ilusión de volver a escribir otros diez años de historia azulina con letras de oro.